Contenido

image21

Antecedentes

El Conservatorio P’urhépecha tiene sus orígenes en la historia de trabajo comunitario de un grupo de músicos a quienes les une la inquietud de trabajar por y para la música purépecha, sus músicos y sus comunidades. 

El proyecto de esta institución comienza a gestarse desde hace más de diez años dentro de la experiencia de trabajo comunitario de sus fundadores; es ahora que este equipo reúne su experiencia en comunidad, su alto nivel formativo y hace confluir este conocimiento en esta iniciativa; la cual ahora se sistematiza y materializa en esta institución con una propuesta formativa única en su modalidad.

De su fundación

Esta institución se funda para cubrir un campo formativo que venía haciendo falta desde hace algunos años ya, espacio solicitado y necesitado por los músicos purépecha desde hace algunas generaciones. Aparece así para cubrir un espacio de formación profesional como oferta académica para dichos músicos y sus comunidades, ofreciéndoles de manera concreta un lugar que considera tanto sus problemáticas, sus necesidades así como sus modos de ser y hacer música 

Sabemos que a lo largo de la historia ha existido un proceso de discriminación hacia las minorías culturales, sobre todo hacia comunidades de origen indígena. Algunas de estas formas de discriminación se han hecho evidentes a) en el apoyo al desarrollo y vida cultural y b) en las diferencias de atención educativa. Es imperante la necesidad que existe de la construcción de estrategias para salvar estos dos temas dentro de estas zonas marginadas. La ya tan nombrada deuda histórica por generar una distribución equitativa de las oportunidades y riquezas del estado es uno de los elementos que nos hacen considerar que es momento de hacer material el compromiso con los pueblos marginados, las minorías y las comunidades de origen indígena.

La cultura, como una forma de educación y la generación de seres sociales plenos que aporten al bienestar de su comunidad, es un elemento importantísimo dentro del proceso de salud cultural de un pueblo. La música es sin duda un elemento vital dentro de este proceso.

La pérdida de una lengua es una pérdida irreparable; la pérdida de una cultura musical lo es en la misma medida. La música de Tierra Caliente está prácticamente desapareciendo. Los músicos viejos, portadores de un conocimiento musical, en repertorio, estilo y función, están muriendo; son contados los músicos jóvenes que se interesan por esta tradición. El mismo caso afecta a los Pifaneros y Chirimiteros Purépecha. Básicamente el problema se encuentra en dos fuentes, por un lado la pérdida de su función en su comunidad, y por otro las cortas posibilidades teóricas y sistémicas para transmitir ese saber. 

Las consecuencias no sólo las vivimos en lo concerniente a la pérdida de la música, como un producto de la cultura; sino a que con esta pérdida desaparecen las relaciones de identidad y reconocimiento como comunidad, como pertenecientes a una cultura, y con esto desaparecen también una serie de elementos que tienden a la desarticulación de la comunidad misma; factores como éste han sido los detonantes de espacios de violencia en donde permea una cultura de falta de respeto al otro, a su cultura y a su vida; donde nadie se reconoce con nadie, y por lo tanto, aparece la posibilidad de violentarlo, de eliminarlo incluso.

Consideramos necesaria la generación de otras posibilidades educativas para las manifestaciones culturales de nuestro estado, donde de forma sistemática y dentro de un proceso formativo integral, el músico, desde la música (desde su música) pueda contribuir a la generación y re-generación de esos tejidos identitarios que generan a su vez una cultura creativa y no una destructiva.

Dentro del desolador panorama, por el proceso tan marcado de invasión de otras culturas que embaten a las comunidades con un discurso de poder intrínseco, los jóvenes de las comunidades mismas se han convertido en los principales agentes de discriminación y negación de su propia cultura. La necesidad de crear mecanismos que reviertan este patrón es imperante. La creación de esta escuela nace de esta necesidad; es su fundamento, lo que la justifica y la hace necesaria. Es un espacio que consideramos vital, espacio que hace años estas culturas están esperando que suceda. Es hasta ahora que existe un pequeño equipo humano con la preparación, visión y el conocimiento profundo de la vida comunitaria, para hacerla aparecer

Equipo académico

Nuestro equipo académico fundador está integrado por músicos michoacanos destacados, con una sólida formación, egresados de diversas instituciones musicales profesionales del país. Todos ellos con una amplia y sólida carrera musical, la cual incluye gran cantidad de becas, reconocimientos y premios a nivel nacional e internacional; activos formadores, gestores y promotores de la música tradicional del estado de Michoacán. Poseen un profundo conocimiento tanto teórico, técnico musical como de estilo, géneros y funciones en las comunidades Purhépecha.

La institución aportará a nivel local, estatal y nacional

  

• Recursos humanos con alto nivel formativo para insertarse en la vida laboral cultural

• Actividad económica en la región

• Oferta educativa única en su especie

• Conformación de agrupaciones tradicionales sólidas

• Profesionistas para insertarse en trabajos formales y comunitarios

• Fortalecimiento de la música Purépecha

• Actividad cultural musical 

• Institución sólida, seria y de alto nivel con sede en Erongarícuaro Michoacán..

Proceso de elaboración de currículo

  

El proceso de elaboración del presente currículo nace de la experiencia cotidiana de un grupo de músicos dedicados a la música purépecha. Desde esta experiencia comenzó a construirse el modelo educativo y su contenido formativo integral. Desde el 2005 viene construyéndose sistemáticamente todo el aparato epistémico para la consolidación de una oferta educativa que considerara las músicas tradicionales y su forma de realizarse dentro de comunidad.

La aportación de cada uno de los integrantes para la construcción de esta currícula se fundamenta en la experiencia individual que cada uno de los colaboradores ha tenido a lo largo de su vida como músicos y formadores dentro de las comunidades purépecha. 

Desde sus más profundos fundamentos, ejes rectores internos, hasta sus planes y programas,  la institución en su totalidad está pensada y concebida dentro de un modelo educativo que nace de las necesidades de la vida musical de las comunidades. Es un modelo educativo en su formato y propuesta único en todo Latinoamérica.

Perfil de ingreso

  

Nuestros alumnos preferentemente deberán ser purépecha de origen, hablante o no del mismo. El alumno ingresará a la institución después de realizar un examen previo. Debe haber concluido su educación media superior.

El número de alumnos aceptados por generación estará condicionado por la cantidad que nuestros maestros de instrumento podrán atender de forma integral y con el tiempo de trabajo necesario. Por esta razón, este examen de ingreso servirá para tener un diagnóstico inicial del alumno que ingresa, así como para decidir quién ocupará los lugares posibles.

La carrera estará abierta a recibir a todo aquel interesado en ingresar que no sea considerado como purépecha, el aspirante tendrá derecho a participar en el examen de admisión. La cátedra, en sus facultades, considerando el nivel de demanda de la población purépecha y los lugares disponibles, bajo la revisión de estos aspirantes mediante las dos modalidades del examen, decidirá si este aspirante ingresa o no, considerando principalmente la legitimidad de su interés en aproximarse a la música y cultura purépecha.


 Perfil de egreso  


  

Nuestros alumnos egresarán con un alto nivel teórico y técnico musical, que le permitirá desarrollar toda su potencialidad tanto en la ejecución de instrumentos, como en la composición de obras musicales de la región y en general. Mismo le permitirá conservar y trasmitir la riqueza cultural de nuestro Estado y del país.